SÍNTOMAS DEL CÁNCER PULMONAR

Una gran parte de los pacientes presentan síntomas debido a su cáncer pulmonar. No aparecen muchos casos en los que el individuo no experimentara ningún síntoma. En raras ocasiones, se ha detectado un tumor al realizar rayos-x de pecho or una razón no relacionada con los síntomas y señales asociadas con el cáncer pulmonar.

Aquí, valdría la pena recordar que muchos de los síntomas del cáncer pulmonar son bastante similares a los asociados con otros tipos de problemas de los pulmones, por ejemplo, bronquitis, neumonía y enfisema. Así que, experimentar uno o más de estos síntomas asociados con el cáncer pulmonar no siempre indica la presencia de cáncer de pulmón.

Los síntomas asociados con el cáncer pulmonar pueden ser clasificados en diferentes grupos basados en la parte específica del cuerpo donde el tumor se ha desarrollado. El cáncer pulmonar puede deberse a uno o más factores descritos abajo:

  • Presencia de un tumor en el pecho o en los pulmones.
  • Tumor que ha hecho metástasis (se ha extendido a otras partes del cuerpo).
  • Efectos indirectos del tumor, por ejemplo, agotamiento o pérdida de peso.

Síntomas en los pulmones y pecho: la mayoría de estos síntomas ocurren cuando el tumor empieza a presionar contra las estructuras del pecho o cuando empieza a invadir los órganos localizados dentro del pecho. Uno de los síntomas más comunes es la tos. Otros tipos de síntomas en el pecho incluyen dolores en el mismo, dificultad para respirar, respiración con silbido. Los síntomas que son menos comunes incluyen hinchazón, cambios en la voz, dolores en los hombros y en los brazos.

  • Tos: Una nueva tos puede presentarse debido al cáncer pulmonar. También puede causar cambios en la tos de un individuo que ha experimentado tos por mucho tiempo (tos crónica). Puede ser una tos seca o puede ser caracterizada por la producción de esputo (flema). La tos crónica puede ser una causa de preocupación cuando se se hace más frecuente o severa. Debido al cáncer, puede ser producido más esputo o puede volverse sangriento. Cualquier individuo que tosa flema roja o con coágulos requiere atención médica inmediata.
  • Dolor en el pecho: Este tipo de dolor puede presentarse cuando el tumor empieza a invadir las costillas, las paredes del pecho, o el revestimiento alrededor del pulmón. También puede presentarse debido a la ampliación de los ganglios linfáticos dentro del pecho o compresión de las estructuras presentes en el centro del pecho. Este dolor puede estar descrito de diferentes maneras como agudo, suave, ambiguo, punzante y en determinadas ocasiones, solo que en el mismo lugar.
  • Dificultad para respirar: Se puede desarrollar en caso de cáncer corta o bloquea uno de los conductos respiratorios o la tráquea. También puede ser causado por la acumulacion de fluidos (debido al tumor) en el pulmón, en la cavidad del pecho o en el área alrededor del corazón.
  • Respiración con silbido: Se produce un sonido como silbido que se desarrolla en casos cuando el tumor reduce o bloquea las vias respiratorias.
  • Dolores de cabeza o hinchazón de los brazos, cuello o cara: Esto puede ocurrir en casos de que el tumor empieza a presionar las arterias grandes mientras van en camino hacia el pecho.
  • Ronquera en la voz: Esto puede pasar cuando el tumor empieza a presionar los nervios alrededor de la tráquea, que controlan las cuerdas bucales.
  • Dolores en el brazo u hombro: Esto es causado por un tumor que se desarrolla en la parte superior de los pulmones y puede también causar dolor en el cuello y cambios en la cara. También puede presentarse el síndrome de Pancoast cuando el tumor crece a en la parte superior de los pulmones y empieza a presionar los nervios que controlan la cara y los brazos. Una variedad de síntomas pueden presentarse como dolores en los brazos y en los hombros, debilidad en los músculos de las manos (causado por la presión de los nervios que controlan los brazos), vista borrosa o párpados caídos.

Los síntomas de metástasis (cáncer extendido): El cáncer pulmonar pueden hacer metástasis, es decir, extenderse hacia otras partes del cuerpo. Los sitios donde la metástasis ocurre más frecuentemente incluyen el hígado, los huesos, glándula suprarrenal y el cerebro.

La metástasis en los huesos pueden causar dolor localizado dentro de los huesos o puede causar que los huesos se rompan, normalmente sin ningún trauma. Mientras cualquier hueso puede ser afectado, los huesos que son más susceptibles a la metástasis incluyen las costillas, la columna y la pelvis.

La metástasis que involucra al hígado puede resultar en debilidad, pérdida de peso e ictericia (color amarillento en la piel). La metástasis en el cerebro puede causar una variedad de síntomas como náusea y vómitos, dolor de cabeza, cambios de personalidad, ataques epilépticos y confusión.

Síntomas indirectos del tumor: Debido al cáncer de pulmones, se pueden producir sustancias específicas y pueden dispersarse en el cuerpo a través del torrente sanguíneo del cuerpo. Los síntomas que ocurren debido a estas sustancias no están directamente asociados con los pulmones y son normalmente difíciles de explicar. Estos síntomas son conocidos como los "síndromes paraneoplásicos".

Solo alrededor del 10 al 20 % de los pacientes con cáncer en los pulmones experimenta síntomas asociados con un síndrome paraneoplásico. Sin embargo, estos síntomas no necesariamente significan que el tumor ha hecho metástasis o se ha hecho incurable.

Algunos de los síntomas paraneoplásicos comunes están descritos a continuación:

  • Pérdida de peso.
  • Pérdida de apetito, y sensación de llenura luego de haber comido pequeñas porciones de comida.
  • Aumento en el grosor o ancho de las uñas (conocido dedos palillos de tambor)
  • Articulaciones inflamadas o con dolor
  • Síntomas relacionados con los músculos como rigidez, debilidad o dolor.
  • Agrandamiento de las mamas o producción de sustancia lechosa en los pezones.
  • Fiebre.
  • Síntomas relacionados con la sangre como coágulos, anemia o cambios en los conteos de glóbulos.
  • Cambios en la presión sanguínea, muy baja o muy alta.
  • Aumento en los niveles de calcio (hipercalcemia).
  • Una reducción en el nivel de sodio presente en la sangre (hiponatremia).

Diagnostico

Gefitinib